El albañil me cobra mas barato

CONOZCO A UN ALBAÑIL QUE ME COBRA MAS BARATO

A corto o mediano plazo, una de las decisiones que más afecta el bolsillo de aquellas personas que quieren construir o remodelar, es la de decidirse por contratar directamente a un albañil porque les sale más BARATO.

A pesar de que estos trabajadores cuenten con mucha experiencia y buena calidad en su trabajo, la mayoría de las veces no cuentan con la preparación necesaria para respaldar sus proyectos y cometen errores u omisiones, que podrían evitarse de contar con los análisis necesarios y con un proyecto específico.

Es muy importante entender que las construcciones no son siempre iguales, el procedimiento y características para construirlas, son muy específicas y deben diseñarse, en base a muchísimas variables como, el terreno sobre el cual estarán edificadas, la fuerza de los vientos, la resistencia a sismos, la cantidad de personas que circularan por ellas, la calidad y cantidad de los materiales que se empleen, el número de niveles, o bien si hablamos de una remodelación o ampliación, de la forma en que fue desarrollada la construcción existente. Todo esto sin contar que lo mejor es que el diseño sea algo que nos guste y que también cubra nuestras necesidades.

Hemos podido constatar en nuestra experiencia que una gran parte de las personas que se decidieron a contratar a un albañil porque les cobraba más barato que una empresa, están arrepentidos.

En primer lugar, porque el precio pactado originalmente no pudo mantenerse, ya que se vio afectado por el incremento en el precio de los materiales, la corrección de errores durante el proceso constructivo o el incremento en la duración de la obra. Incluso hemos podido presenciar muchos casos en los cuales estos trabajadores simplemente abandonan la obra, ante la imposibilidad de cumplir con el presupuesto o de remediar errores que notaron habían cometido.

En casos más extremos, por fallas estructurales que requerían de reforzar la construcción, por tener que derrumbar secciones que ya se habían construido o incluso por accidentes causados por falta de medidas de seguridad.

Otro factor que afecta la economía de muchas de estas personas es que poco tiempo después de ver culminada su obra, comienzan a gastar en reparaciones, ya que un albañil normalmente no ofrece una garantía real por su trabajo, sin importar si dichas reparaciones son causadas por la falta de calidad en los trabajos, por errores o descuidos, por desconocimiento de cómo realizar alguno de los procesos o por haber conseguido materiales de calidad deficiente.

Al revisar a detalle la diferencia en precio entre un albañil o una constructora, nos podemos dar cuenta que es mínima y en ocasiones nula, con la ventaja que al decidir poner nuestra inversión, en manos de una empresa, contamos con el respaldo de profesionales que se aseguraran que la calidad de todos los elementos sea la adecuada, que tenemos alguien que nos respaldara si llegara a existir algún tipo de fallo, que se cumplieron con todas las normas para que una vez concluido el proyecto no se tenga que desembolsar más.

Aunado a estos hechos, una constructora se encargará desde el primer día de diseñar, planear y ejecutar, un proyecto hecho específico para nosotros, teniendo siempre la supervisión de un profesional que se encargue de verificar que todo se realiza de acuerdo a las normas vigentes y a los mejores estándares de calidad, con la seguridad de que todos los factores fueron tomados en cuenta para que dicha construcción no sufra daño alguno y a la vez que sea de nuestro total agrado y gusto.


Si estas teniendo problemas con tu obra y quieres una segunda opinión y un poco de ayuda sin costo, DA CLIC AQUÍ, déjanos tus datos y te contactamos para que ese proyecto que tienes o quieres, se haga realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *